Editoriales

Tendencias

Rechaza Tamaulipas desafuero

Los diputados del presidente Andrés Manuel López Obrador realizaron en la Cámara de Diputados una farsa legislativa para quitarle el fuero al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, pero fracasaron porque el Congreso de Tamaulipas lo rechazó e interpuso una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Y es que después de que se dio a conocer de qué manera los diputados de AMLO tomaron esa decisión, los legisladores de Tamaulipas confirmaron que esta farsa legislativa realizada por la Sección Instructora de la Cámara de Diputados fue una venganza política y a su vez, una estrategia hacer campaña en favor de los candidatos de MORENA.

AMLO abusó de su posición como presidente de la República al manipular desde Palacio Nacional todo el proceso que se llevó a cabo y fue tal su ansiedad por terminar el juicio de desafuero, que en 39 días los diputados que la integran la Sección Instructora concluyeron el estudio, análisis y discusión de este caso, cuando se tenían 60 días para hacerlo.

Además, un día antes López Obrador envió Julio Scherer, Consejero Jurídico de la Presidencia, para dar indicaciones de cómo quería AMLO que se dieran el juicio y fue tan evidente su intervención, que cambió a una diputada del Partido del Trabajo por una legisladora morenista en la Sección Instructora, quien por cierto fue imposible que leyera las 9 mil fojas del expediente contra el mandatario estatal en sólo 24 horas.

Por esta razón, los mexicanos se dieron cuenta que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo que buscaba contra el gobernador García Cabeza de Vaca no era un acto de justicia, ni la aplicación de la ley, sino satisfacer una venganza porque no le gusto que le exigiera más recursos para Tamaulipas, después de que públicamente le demostró que el estado ocupa el segundo lugar -de las entidades- que envían más recursos a la federación y su reclamo siempre fue justo.

La Alianza Federalista surgió por esta razón y al convocar García Cabeza de Vaca a los mandatarios del país para hacer un justo reclamo a la federación de los recursos que les corresponde, más de diez gobernadores se unieron para proponer un nuevo Pacto Fiscal Federal y tener una más equilibrada distribución de los recursos, lo cual AMLO rechazó porque eso no le conviene, ya que tendría que negociar año con año con los gobernadores eso recursos que actualmente él dispone como le da su gana.

Pero además, el gobernador de Tamaulipas le demostró con hechos que su estrategia estatal logró bajar los indicadores de inseguridad en tan sólo dos años y hoy, todos los ciudadanos, turistas y visitantes, pueden transitar y caminar sin tener ningún peligro o sentir angustia, por las carreteras y ciudades del estado.

Es decir, García Cabeza de Vaca ha mantenido a Tamaulipas, a pesar de la pandemia, en los primeros lugares del crecimiento económico y la inversión a nivel nacional y sin tener el apoyo del gobierno federal, respalda al sector agrícola, del turismo, a las pequeñas y medianas empresas y promueve el sector energético con éxito, ya que es el principal estado que impulsa las energías limpias y esto es reconocido a nivel internacional.

De igual manera, el mandatario tamaulipeco ha mantenido su apoyo a los programas sociales que AMLO desapareció, porque en su opinión, aunque nunca lo demostró, dijo que promovían la corrupción, así que en Tamaulipas se ha seguido apoyando a las guarderías infantiles, a los migrantes, mujeres solteras con hijos, entre otros.

Esto demuestra que López Obrador no es el presidente que México necesita, porque tiene una visión que se quedó en el pasado y no sabe gobernar en el presente y hacia el futuro, por eso mismo cree que al estar en Palacio Nacional eso le da el derecho a decidir lo que es bueno para el país, sin pedirle opinión a nadie, y porque todo lo sabe y puede.

AMLO en lugar de construir, destruye a México, al gobierno y a sus instituciones; no acepta que alguien sea más capaz para gobernar que él, y esto lo llena de odio, frustración y sed de venganza, lo cual vemos en «La Mañanera» todos los días donde señala, critica, acusa y emite juicios, sin contar con pruebas para hacerlo.

En fin, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca sabe a quién se enfrenta, pero lo hace con la ley en la mano y si el presidente Andrés Manuel López Obrador busca vengarse, es posible que lo haga, cuenta con todo el poder para hacerlo, pero ahora, más de treinta millones de mexicanos se están dando cuenta cómo es, y esto le hará perder la confianza que le dieron por su falsa personalidad democrática que utilizó para engañar a los mexicanos, cuando en realidad siendo un Tirano siempre buscó imponer una dictadura.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba