Editoriales

Tendencias

La 4T regresa al pasado

Cuando Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia de la República millones de mexicanos confiaban en que renovaría el gobierno federal con funcionarios responsables, honestos y capaces, pero resultó todo lo contrario.

Desde luego que ahora sabemos que el proyecto de la 4T o mejor dicho el gobierno de López Obrador lo único que le interesa es mantener sus programas sociales que regalan dinero; sus proyectos como el tren maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía y en lugar de hacer eficiente la administración federal es lo que menos le importa, ya que sigue reduciéndola.

A López Obrador lo que le interesa es mantenerse en el poder y controlar todos los recursos posibles sin importarle si pone en crisis al país y para mantener distraídos a los mexicanos inventa y ataca a quienes no están de acuerdo con lo que hace y tienen una idea diferente a su proyecto.

Es por esto que le interesa mantener el control de la cámara de diputados para seguir teniendo la elaboración, control y asignación del presupuesto federal para continuar con sus proyectos y programas que solo buscan tener cautivos a sus seguidores.

Y es que AMLO no le pregunta a nadie cómo asignar el presupuesto y él solo él lo distribuye hacia donde el cree que le conviene más a la 4T y a MORENA y así que esto le da placer porque con ello, su autoritarismo se vuelve una realidad.

Sin duda que AMLO es todo un caso para estudio psicológico, porque fue tan hábil que se preparó durante casi 20 años para estar en el poder y todas sus derrotas y frustraciones que tuvo se compensan cuando hace lo que le da la gana con el país y nadie le dice y hace nada porque tiene el control del poder legislativo.

Así que no tiene contrapesos, ni nadie equilibra sus decisiones porque a nadie escucha ni atiende y sólo cuando es muy necesario se le distrae con los asuntos del gobierno y su partido.

Por ello, casi nunca se da cuenta que mientras él disfruta del poder en Palacio Nacional, poco a poco, sus adversarios entran en las filas de su partido y en el gobierno federal, lo cual provoca indignación entre sus simpatizantes, porque a esos que combatió, ahora de manera silenciosa se van integrando a su proyecto y se espera que pronto se dé cuenta, porque desde adentro es más fácil derrotarlo.

Tal es el caso del hijo de Jaime Rodríguez Inurrigarro quien es el nuevo delegado de gobernación en Tamaulipas y por supuesto muy ligado al Grupo Victoria, el cual gobernó el estado con el PRI por 12 años y abusaron del poder estatal sin media ni consideración.

Ante esto los chairos, peje-zombies y defensores ortodoxos de López Obrador, se quedan estupefactos, sorprendidos y estas decisiones los dejan por completo mudos, porque no saben cómo responder ante este tipo de situaciones, cuando saben que entre sus militantes hay gente capaz y comprometida de realizar este tipo de trabajos en el gobierno federal.

De esta manera los adversarios de la 4T y de MORENA se van apropiando de espacios, tanto al interior del gobierno y de su partido, y para cuando se den cuenta es posible que en ese momento ya no puedan hacer nada porque estarán por completo infiltrados y estaremos regresando al pasado que tanto combatieron.

De salida. El Auditor Superior del Estado (ASE), Jorge Espino Ascanio, debe tener una amplia investigación sobre las irregularidades que Xico González cometió en la alcaldía Victoria, porque lleva siete meses desde que admitió la denuncia. Habremos de esperar los resultados. 

Por lo pronto. Espino Ascanio debe de investigar lo que hace Xico en la subsecretaria de Calidad y Atención Médica Especializada de la secretaría de Salud, ya ven que todo lo que hizo como alcalde y es posible que en este lugar, donde fue premiado, siga haciendo lo mismo, porque eso de ser honesto y transparente no se le da… ¿verdad?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba