Editoriales

¡NOS SON CARAVANAS! ¡SON ÉXODOS!

A raíz de las constantes caravanas de transmigrantes, que viene organizando desde el año 2018 Irineo Mujica, de la ONG «Pueblos Sin Fronteras», se viene debatiendo sobre la originalidad y bondades de dichos movimientos migratorios humanos, sobre si son organizaciones para «blindar» a los propios migrantes, o si existen detrás de ellas intereses políticos y económicos oscuros y manipulados.

En principio, debemos aclarar ¿si son caravanas o si son éxodos?

Por ello habrá que precisar, en el contexto de las caravanas de migrantes que comenzaron primero su marcha, a fines de septiembre del 2018, desde Honduras hacia Estados Unidos, ya sea mal informados o manipulados por cualquier oportunista que les habría pintado una imagen errónea del proceso de asilo, se ha oído cada cosa.

A diferencia del Éxodo Bíblico, a estas caravanas no les espera una tierra prometida. Si bien Estados Unidos y sus habitantes en general son increíblemente cálidos para recibir inmigrantes, y si bien, gracias a su poderosísima economía no faltan las oportunidades para quien sea con tal que tenga ganas de trabajar duro, las autoridades gubernamentales y sus leyes son otra historia.

Las actuales dos caravanas centroamericanas que arrancó la primera el pasado 22 de octubre con cerca de 4 mil migrantes (familias enteras, hombres, mujeres y niños). La segunda caravana, que inició su marcha desde Tapachula el pasado miércoles 17 de noviembre, con un promedio de 2 mil a 3 mil 500 personas, no son diferentes a las migraciones que a diario emprenden tantos hermanos centroamericanos, haitianos, cubanos, venezolanos, entre otros ciudadanos de lugares más lejanos como de África y Asia.

La diferencia, quizás, es práctica: unidos los transmigrantes tienen más posibilidades de llegar al Norte de una pieza. Les cobija la atención mediática. Ningún coyote los va a tirar de un tren, camión de carga o de pasaje, o dejará al acecho de violadores y ladrones en medio del desierto, ¿si los ojos del mundo y las organizaciones internacionales están viéndolos?.

Mientras interpretamos estas incógnitas, entre si son genuinas caravanas, o si son éxodos manipulados, y si son movimientos diferentes al otro estilo de manipulación migrante por medio de las manos «invisibles» de criminales organizados. Ahora vemos que la segunda caravana organizada a escasos 20 días de la primera por Irineo Mujica, ahora está la encabeza otro grupo ONG de similar intención pero distinta vocación.

Nos referimos que esta nueva marcha con poco más de 2 mil 500 personas; la mayoría de origen haitiano, cubanos y venezolanos; la encabeza el otro activista Luis García Villagrán, dirigente del Centro de Dignificación Humana A.C.

Este busca ir hacia Veracruz; la otra lleva 500 kilómetros en 26 días; duda Irineo Mujica, el líder de la primera, que se puedan juntar ambos grupos, a menos que avancen rápido y lleven la misma ruta; sin embargo, el primero se muestra indeciso sobre ésta última. Por otra parte, la primera que inició con cerca de 4 mil personas, ahora se ha reducido a poco menos de 800.

POSTURA DEL INM:

Ante estas dos caravanas, el Instituto Nacional de Migración (INM) reprobó a través de un comunicado que los migrantes sean engañados y manipulados para salir caminando en caravana desde la frontera sur de México, ya que aseguró de esta forma ponen en riesgo su seguridad.

“El INM reprueba que personas migrantes sigan siendo engañadas y manipuladas para salir en caravana, con el riesgo que ello representa para su integridad física y psicológica”, señaló en un comunicado.

Por ello, el INM refrendó su compromiso de otorgar papeles “tanto a quienes pertenecen a alguno de estos grupos en condición de vulnerabilidad, como a los familiares que les acompañan”, para que regularicen su situación migratoria.

FUTURO DE ESTAS FORMAS DE MIGRACIÓN POR MÉXICO:

Luego de ver la postura inflexible del gobierno de EEUU en la pasada reunión trilateral del TMEC entre México, Estados Unidos y Canadá, no pensamos que el INM y la Guardia Nacional se muestren flexibles en dejar libremente el avance de estas dos caravanas hacia su meta intermedia de la CdMx.

Más bien se espera que pronto se proceda a desarticular de raíz a ambas marchas, por la presión política que está imprimiendo el gobierno de Joe Biden a través del Embajador Ken Salazar.

Los Estados Unidos claramente exigirán al gobierno de López Obrador, para que pare de lleno estas dos caravanas, de no hacerlo, se seguirán organizando otras tantas que desestabilizan las relaciones económicas y políticas de ambos gobiernos que entrarán en una nueva etapa de negociación de los movimientos migratorios, buscando atacar las causas de las mismas.

Lo que no querrán ambos gobiernos, es que ya sean caravanas, éxodos o estampidas humanas, no se van a permitir que estos movimientos humanos migratorios se sigan originando en territorio mexicano, cuando las cosas políticas se encuentran en un punto muy sensible de otras negociaciones de nivel superior…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba