Sin ninguna duda, tras más de dos años y seis meses de ver afectar la seguridad aérea en México, y aplastada la posibilidad de contar con uno de los mejores 10 aeropuertos del mundo, al ser cancelado el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la CdMx en Texcoco, y ser testigos del proyecto complementario al aeropuerto militar de Santa Lucía, con una lista de pendientes y pasivos negativos en su desarrollo, tanto para la seguridad de planeación de los vuelos nacionales e internacionales, sin lograr adecuarse las operaciones de este nuevo aeropuerto, con las actuales del aeropuerto Benito Juárez, así como el de Toluca. Este martes trascendió la noticia de la baja a la calificación de la seguridad aérea mexicana.

El Gobierno de Estados Unidos bajó finalmente la «calificación de seguridad aérea de México». Esta medida impide a las compañías aéreas mexicanas sumar nuevos vuelos a Estados Unidos y limita la capacidad de las aerolíneas para llevar a cabo acuerdos comerciales. Lo anterior se dio a conocer por parte de un funcionario estadounidense.

Los planes de la Administración Federal de Aviación (FAA) para bajar la calificación habían sido reportados por primera vez el viernes pasado por la agencia Reuters.

No obstante que la mencionada FAA estuvo manteniendo largas conversaciones con los reguladores de la aviación mexicana sobre sus preocupaciones, no fue posible parar la mencionada amenaza.

Incluso este tema fue tratado ayer, durante su conferencia matutina, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la degradación de la calificación de seguridad aérea para México era una medida que buscaba beneficiar a las aerolíneas de Estados Unidos y afectar a las nacionales, incluso desestimó que este tema implicaba un riesgo para las aerolíneas mexicanas debido a que en este momento están abocadas al transporte nacional y hay una recuperación en el mercado interno.

Sin embargo, en opinión de los expertos, por ejemplo, de acuerdo con Reuters, la degradación de México a categoría 2 desde la categoría 1 implicará que el servicio actual de las líneas aéreas mexicanas en Estados Unidos no se verá afectado, pero tampoco podrán lanzar nuevos vuelos y las prácticas de mercadeo entre aerolíneas, como la venta de asientos en vuelos en código compartido, están restringidas.

Por lo pronto, desde este lunes, antes de darse a conocer la mencionada baja de calificación, las acciones de la aerolínea de bajo costo Volaris cayeron 4.28% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), perdiendo mil 795 millones de pesos en valor de capitalización. Dándose a conocer que este efecto negativo, es precisamente por que estas líneas mexicanas no podrán lanzar nuevos vuelos y las prácticas de mercadeo entre aerolíneas, como la venta de asientos en vuelos en código compartido serían restringidas.

Se cita que hace 10 años ya sucedió algo similar y requirió un esfuerzo mayúsculo, por lo que hoy será un problema más grande.

Otro impacto desde ayer como resultado de la rebaja de calificación, la linea norteamericana Delta Air Lines, que tiene un acuerdo de código compartido con Aeroméxico, tendrá que emitir nuevos boletos para algunos pasajeros con reservaciones en vuelos de Aeroméxico.

Entrando en las noticias más recientes dadas a conocer la tarde de este martes, trascendió que después de que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) anunció que el gobierno de México no cumple con los criterios de seguridad de la Organización de Aviación Civil Internacional degradó la calificación de México de categoría 1 a 2, las acciones de los grupos aeroportuarios y las aerolíneas mexicanas registraron pérdidas en sus operaciones en el mercado de valores nacional.

En los últimos minutos de la sesión en el mercado mexicano, las acciones de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA) perdieron 3 por ciento, con respecto al cierre del lunes, al cotizar en 124.28 pesos por título.

En tanto, las acciones de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) perdieron 3.74 por ciento, al ubicarse en 213.18 pesos, mientras que las acciones de Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR) cayeron 4.22 por ciento, al cotizarse en 354.81 pesos.

Por su parte, los títulos de Controladora Vuela Compañía de Aviación (Volaris) registraron una disminución en su precio de 1.63 por ciento, al cotizar en 33.88 pesos por acción, y los de Grupo Aeroméxico se ubicaron en 5.30 pesos, lo que implicó una caída de 5.86 por ciento.

De acuerdo con la FAA, las aerolíneas mexicanas podrán seguir ofreciendo servicios a Estados Unidos, pero no podrán abrirse nuevas rutas ni vuelos.

Por su parte, las aerolíneas estadounidenses no podrán vender boletos con su nombre y códigos en vuelos operados por aerolíneas mexicanas.

Él área de análisis de Banco BASE refirió que lo anterior podría afectar negativamente la recuperación del turismo durante el 2021, que todavía muestra un rezago significativo ante la lenta reactivación del sector de servicios en México.

Fuente: https://tiempodigital.mx/2021/05/25/aerolineas-y-grupos-aeroportuarios-caen-en-la-bolsa-tras-baja-en-calificacion-aerea-de-mexico/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *